Vivir y compartir con los migrantes como propedéutica teológica y apostólica

La formación jesuita, por voluntad de su fundador, vocación tardía, es intencionalmente larga y profunda.

Es conocido que san Ignacio de Loyola compartió escuela con chiquillos que se
iniciaban en latín y griego, en Barcelona, cuando ya era ex cortesano y ex
militar, combatiente mutilado y retirado, bien cumplidos los treinta años.

Es menos conocido que antes de acceder al sacerdocio se impuso un currículo
universitario completo, complutense, salmantino y parisino, en letras, filosofía
y teología.

La formación completa del jesuita ha comprendido durante siglos, siguiendo el
espíritu de San Ignacio y de las Constituciones de la Compañía, dos años de
noviciado; tres de letras clásicas y modernas; tres de filosofía; tres de
magisterio; cuatro de teología y uno de “tercera probación”.

Dieciséis años de formación superior, en su mayor parte universitaria,
comenzada y terminada por la profundización, durante dos años al comenzarla
(noviciado) y uno al terminarla (tercera probación), del entrenamiento intenso
en la vida espiritual ascética, contemplativa, austera y solidaria que exige de
sus miembros la vocación jesuita. Todo candidato a la vida jesuita sabe, antes
de emprenderla, que en esta vocación el sacerdocio y el apostolado no son
compatibles con la improvisación.

El espíritu de esta tradición ha sido mantenido hasta ahora, con una ligera
adaptación de las etapas de letras y filosofía, para incorporar con
discernimiento las nuevas disciplinas universitarias antes de emprender la
teología y de acceder al sacerdocio.

La finalidad de la etapa de magisterio es preparar al jesuita de manera
empírica tanto a la teología como al apostolado que va a asumir durante toda su
vida.

El Autor del artículo que publicamos aquí se encuentra en esta etapa.
Familiarmente, en el vocabulario jesuita, se denomina a quienes están cumpliendo
esta etapa: “Maestrillos”.

-oOo-

Foto: Esc. Min John Kim SJ (fila superior, con
birrete)
YIUTSARI Jesuit Centre for Migrant Workers
Gimpo, Korea

-oOo-

Vivir y compartir con los migrantes
“Maestrillo”
Min John Kim SJ, YIUTSARI Jesuit Centre for Migrant Workers, Gimpo, Corea

Quisiera hablar de un trabajador extranjero que traté de ayudar. Cuando lo
encontré, me pidió que le ayudara a cambiar de empresa de trabajo. Desde el
primer momento me di cuenta de que iba a ser difícil.

Nuestro Gobierno no facilita a trabajadores extranjeros el traslado de una
empresa a otra. Y esto porque los empresarios quieren que los migrantes sigan
sirviendo en sus propias empresas.

Le expliqué que nos iba a ser difícil obtener que dejara su empresa para ir a
trabajar en otra.

Cuando me puse en contacto con su jefe, la respuesta que obtuve no me causó
ninguna sorpresa. El empresario me gritó a la cara: “¿Es usted coreano? Si lo
es, ¿por qué quiere ayudar a este migrante? No debería hacerlo. ¿Por qué me
molesta? Ocúpese de sus asuntos.”

Si la empresa no hubiese respetado las leyes laborales impuestas por el
Gobierno, yo hubiera podido seguir el íter (camino) legal
correspondiente. Pero el trabajador quería cambiar de empresa por diferencias
culturales, así que no me quedaba más remedio que convencer al trabajador.

Mi experiencia me decía que iba a ser sumamente difícil persuadir a un
empresario que ‘soltara’ a los migrantes. Así que me animé de valor y dije al
trabajador extranjero: “Lo siento mucho, pero me temo que tendrás que trabajar
en esta empresa hasta el final del contrato.”

Sentí mucho tenérselo que decir, pero no había más remedio. Cuál fue mi
sorpresa cuando él me lo agradeció diciéndome: “Hermano, muchas gracias. Me
basta el intento que usted hizo para ayudarme.” Me sorprendí. ¿Por qué me estaba
agradecido? De hecho, no le había ayudado…

Estoy trabajando en el Centro para Trabajadores Migrantes que la Compañía
lleva en la Provincia de Corea. Antes, en la zona en que estamos, la agricultura
era muy floreciente. Pero ahora varias empresas han ocupado la zona, comprando
los terrenos a un precio muy barato. De los 238.000 habitantes de la zona,
30.000 son migrantes. Hace siete años, se creó este Centro en el que trabajo
para ayudar a esos migrantes, cuyo número ha ido aumentando sin cesar. Lo que el
Centro trata de hacer es ofrecer servicios sociales a los migrantes.

La experiencia que acabo de compartir la he vivido hace unos meses. Confieso
que este hombre ha tenido un fuerte impacto sobre mi vida. Antes de esta
experiencia, yo pensaba que no ayudaba a la gente, que mi misión era un fracaso
y esto me deprimía.

Estaba acostumbrado a evaluar mi trabajo según el éxito conseguido. Ese
hombre cambió mi punto de vista. Me dio las gracias por algo muy pequeño, y fue
capaz de encontrar un motivo de agradecimiento hasta en un fracaso. Por el
contrario, yo lo único que miraba era el éxito. Me di cuenta que había cometido
un error a la hora de definir mi trabajo. Decidí cambiar de actitud.

¿Qué significado tiene la presencia del Centro? Lo que cuenta no es la
eficiencia de la obra apostólica, sino más bien -vivir y compartir con los
migrantes. En coreano, el nombre del Centro (Yiutsar) significa: Vivir con los
vecinos.

Al final de mi magisterio me doy cuenta del verdadero significado de mi
misión. Lo importante de esta misión, la razón por la que se me envió al Centro
no ha sido y no es el éxito en mi compromiso apostólico. He sido enviado a
acompañar a los vecinos.

Pronto empezaré los estudios de teología para prepararme al sacerdocio. Mi
tiempo de magisterio me ha brindado la oportunidad de reflexionar sobre el
verdadero significado de mi vida apostólica.

kimmin1871@hanmail.net

-oOo-

Patxi Álvarez SJ, Director Responsable
Uta Sievers,
Redactora
Secretariado para la Justicia Social y la Ecología, Borgo S.
Spirito 4, 00193 Roma, Italia

-oOo-

Para leer documentos publicados en otros idiomas, ir a http://translate.google.com/ e insertar
el enlace del documento. A continuación, seleccionar los idiomas (De: y A:) y haga clic
en Traducir.

-oOo-

Acerca de sagabardon

Editor y promotor desde 1961-62 de la AEU (Amistad Europea Universitaria), soy profesor emérito de la Universidad de Lovaina, donde he enseñado la semántica, el español y la ingeniería lingüística. Soy doctor en filosofía (Louvain), doctor en lingüística (Sorbonne), especialista en lexicología, y diplomado de la Escuela de altos estudios en ciencias sociales (Paris). Especializado en Semántica y lexicología, he preparado durante quince años un “Taller cervantino del Quijote”, que se compone de una edición de los textos originales de 1605 y de 1615, acompañada de un diccionario enciclopédico. Salí de España, en 1961, renunciando a mi puesto de profesor de ética y de metafísica en el Seminario Mayor de Córdoba. Dos años antes había enseñado electrónica y complementos de ciencias en el juniorado jesuita del Puerto de Santa María.
Esta entrada fue publicada en Europa, "Amistad Europea Universitaria", España, Sociogenética, "Convivencias europeas", Ética, "Pro justitia et libertate. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s