“Ayer fue un día grande de verdad en la construcción europea”

 

 

Rafael Arenas García, Catedrático de derecho internacional privado de la Universidad Autónoma de Barcelona, comenta en Facebook con nuestros amigos comunes la noticia histórica de que “tenemos un Presidente de la Comisión designado por las urnas”, subrayando su importancia para el futuro democrático de la Unión Europea y “pidiendo más”, para que Europa sea verdaderamente Europa.

Ayer fue un día grande de verdad en la construcción europea. Por primera vez tenemos un Presidente de la Comisión designado por las urnas. La elecciones europeas del pasado mayo han culminado ahora con la designación como Presidente de la Comisión del candidato que entonces tuvo mayor número de votos.

Por pedir más: algo que es perfectamente posible: que Juncker sea designado también Presidente del Consejo Europeo. Si reuniera en sí la condición de Presidente de la Comisión y Presidente del Consejo Europeo, Juncker sería lo más parecido que podríamos tener a un Presidente Europeo.

A medio plazo: que el Parlamento europeo tuviera capacidad para establecer impuestos que garantizaran su presupuesto sin que éste dependiera de los Estados.

No haría falta más para que Europa fuera verdaderamente Europa. Estamos muy cerca aunque no nos demos cuenta.

Señores Estados, hagan posible el sueño europeo.

Señores políticos europeos: trabajen para hacer estas propuestas posibles.

Señores del PSOE, lean un poco, piensen un poco y dejen de hacer el ridículo.

-oOo-

Parliament elects Jean-Claude Juncker as Commission President

PLENARY SESSION Press release – Institutions − 15-07-2014 – 14:05

With 422 votes in favour, the European Parliament elected Jean-Claude Juncker in a secret ballot on 15 July as President of the new European Commission to take office on 1 November 2014 for a five year term. The minimum number of votes required was 376.

For the first time in the history of the EU, the European Parliament elected – and not merely approved – the President of the European Commission following a proposal by the European Council, according to the rules laid down in the Lisbon Treaty (December 2009).

422 members voted in favour, 250 against, 47 abstained. The total number of votes cast was 729, 10 of which were non valid.

◊ Candidate of European citizens and governments ◊

As the lead candidate of the party which won most seats in the European elections of 22-25 May, the former Prime Minister of Luxembourg had been nominated as candidate to the EU top position by the European Council on 27 June in a formal vote, with 26 heads of state or government voting in favour of Jean-Claude Juncker (EPP) and two voting against.

◊ Next steps ◊

The Commission President-elect will now send official letters to the member states’ leaders inviting them to propose their candidate members of the Commission.

Procedure: Election of Commission president

REF. : 20140714IPR52341
Updated: ( 16-07-2014 – 12:11)

-oOo-

Sonia S. Infante: Lo del PSOE y gran parte de los políticos españoles, ridículo: solo votaron a favor PP, Unió, C’s y algunos de UPYD

Angel Espiniella: el artículo de Vidal-Foch es rotundo:http://politica.elpais.com/…/act…/1405453923_951905.html Queda clara, pués, mi opinión. Ahora bien, dejadme echar algo de picante: ¿por qué ha de apoyarse al candidato con mayor número de votos? los partidos que votaron en contra, o se abstuvieron, representaban a un electorado que no quería a Juncker y en campaña lo dijeron claramente. El problema fue previo: ¿por qué pactar el reparto de cargos como siempre? Eso aleja a los eurodiputados de la ciudadanía, no los acerca.

Rafael Arenas García: Cierto que los socialistas podrían no haber votado a Juncker. En una situación “normal” sería lo lógico; pero en esta circunstancia excepcional la batalla era entre los que quieren una Europa más integrada y democrática y “los otros”. Aparte de esto, sin embargo, lo más grave es que existía un pacto de la mayoría de los socialistas europeos de los que se descolgaron los españoles. En Europa se trata de crear bloques ideológicos, no nacionales; y que sean los socialistas españoles quienes digan que votan lo que votan en Estrasburgo “por razones de política nacional” (es lo que leo en El País) me parece un error bastante grande.

Luis Antonio Fernández Villazón: Pues qué queréis que os diga. A mí me parece que estos pactos PP Europeo y PSE lo único que hacen es reforzar las posiciones de esos anti sistema que Vidal-Folch llama “irrelevantes” (ya quisiéramos, sumar diputados europeos de extrema izquierda-derecha mete miedo). Convendría que los líderes europeos se dieran cuenta, porque si no las próximas elecciones europeas van a ser un cataclismo y entonces el menor de nuestros problemas será el supuesto pulso Consejo Europeo-Parlamento. Y digo supuesto porque a mí toda esta historia de los enemigos de Junker y de Europa me ha parecido muy artificial.

Lídia Santos Arnau: Estic contra eles polítiques que representa i que va impulsar també amb fervor Junker. Si ha insinuat ara algunes mesures de tall keynesyà benvingudes siguin, que les faci, suposo que ho proposa perquè son necessàries i no per sumar determinats vots. En la seva campanya electoral el monetarisme i els aspectes financers eren els predominants. No votar-lo és tan respectuós amb el nou model d’elecció com fer-ho, no debades el nou model d’elecció del President de la Comissió és de tall parlamentari i s’honora precisament aquest model sent conseqüent amb l’ opció de les polítiques que es defensen i de les persones que les representen i no amb pures adhesions. El poti poti de “no hi han dretes i esquerres”, tan postmodern, ens ha dut al punt catastròfic en el que ens trobem i a que la batalla d’allò que anomenàvem justament lluita de classes l’hagin guanyat les drets i les elits econòmiques. Era del que es tractava quan ens anaven convencent de que això de Dreta/Esquerra estava més que superat. I aquesta batalla encara no ha acabat.

Rafael Arenas García: Lo que pensaba que estaba superado era la traslación al Parlamento Europeo de las políticas nacionales. Parece ser que la justificación de que los socialistas españoles no votasen con la mayoría de los socialistas europeos han sido razones de política nacional (así lo recoge “El País »). Reproducir los grupos nacionales en el Parlamento Europeo no favorece la construcción europea

Luis Antonio Fernández Villazón: Bueno, eso es lo que ha dicho Jáuregui para justificarse ante sus colegas de grupo. Un eufemismo para decir que la sufrida militancia socialista (no sólo en España) está al límite de la insumisión con la cúpula. Si no se arregla pronto, no habrá PSE con el que pactar en próximas elecciones

Lídia Santos Arnau: Podria parafrasear la famosa frase de “Lo que el Viento se llevó” respecto de El Pais en estos momentos y teniendo en cuenta cómo se posiciona en según qué temas y los intereses que últimamente defiende, … en cualquier caso no creo que esté aún dotado del don de la infalibilidad. Es su opinión. ¿ Podemos entender que no es buena para Europa la gran coalición que quizás, y sólo quizás, responde también a una política nacional, en este caso la alemana? Podemos pensar que es otra la política necesaria para Europa o sólo son democráticamente admisibles las adhesiones y si son inquebrantables, mejor ?

Angel Espiniella: Qué debate tan interesante, la verdad. Comparto con Rafael la visión transeuropea que debe tener el PSE y con Vidal-Foch que el sucesor de Juncker lo hizo todavía peor, socialista o no, holandés o no. Ahora bien, Lidia y Luis tienen a mi juicio razón en una cosa: yo no creo en “democracias a la búlgara” ni en grandes alianzas nacidas en pasillos y no en urnas. Quizá lo que había que plantear al resto del PSE es si, al hacer campaña, se comprometieron a no apoyar a Juncker. Porque en tal caso, el PSOE o los socialistas franceses habrán roto el pacto con el PPE, vale, lo acepto, pero los restantes miembros del PSE habrán roto uno peor: el pacto con sus votantes!!!!!

-oOo-

 

 

Acerca de sagabardon

Editor y promotor desde 1961-62 de la AEU (Amistad Europea Universitaria), soy profesor emérito de la Universidad de Lovaina, donde he enseñado la semántica, el español y la ingeniería lingüística. Soy doctor en filosofía (Louvain), doctor en lingüística (Sorbonne), especialista en lexicología, y diplomado de la Escuela de altos estudios en ciencias sociales (Paris). Especializado en Semántica y lexicología, he preparado durante quince años un “Taller cervantino del Quijote”, que se compone de una edición de los textos originales de 1605 y de 1615, acompañada de un diccionario enciclopédico. Salí de España, en 1961, renunciando a mi puesto de profesor de ética y de metafísica en el Seminario Mayor de Córdoba. Dos años antes había enseñado electrónica y complementos de ciencias en el juniorado jesuita del Puerto de Santa María.
Esta entrada fue publicada en Actualités et politique. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s